Home  |  Search  |  Sitemap  |  Contact  |

pnf para todos

                   
Anonymous visitor
Problems logging on? Make sure your browser accepts cookies!

 Visión general de los mecanismos de financiamiento

 

 
Sección de referencia de los Mecanismos Financieros
 
 
Esta página presenta una visión general de los mecanismos financieros tanto desde el lado de la “inversión” y de los “costos" de los bosques que ofrecen un ámbito de ampliación y diversificación de las estrategias de financiamiento para el manejo forestal sustentable.
 

 
Tradicionalmente, los mecanismos de financiamiento de los programas forestales nacionales para el manejo sustentable apuntan a la inversión de los bosques. El objetivo de estos instrumentos es fomentar la “buena voluntad para invertir” en los bosques al reducir los costos de inversión, mitigar los riesgos de inversión  (inversiones de largo plazo, retornos inciertos) y derribar las barreras estructurales que obstaculizan la inversión . Los instrumentos más comunes “del lado de la inversión” son los subsidios, incentivos, medidas de impuestos, etc.
 
A lo largo de los años se ha desarrollado un gran número de mecanismos innovadores de financiamiento basados en el mercado. Estos mecanismos apuntan a crear o a aumentar el desarrollo de nuevos mercados para servicios medioambientales. El objeto de estos instrumentos es por el lado de los costos“ de los bosques y apuntan a fomentar la “buena voluntad de pagar” por bienes y servicios forestales. Los mercados para la madera y, hasta cierto punto, para productos forestales no madereros  (PFNMs) son bien conocidos y se utilizan (o pueden ser mejor utilizados) para sostener el sector forestal. Los mecanismos de mercado que promueven el uso de otros bienes y servicios medioambientales actualmente no comercializables a pagar (al productor / administrador del producto) son menos conocidos, pero vale la pena explorar su potencial para contribuir al financiamiento sustentable de los programas forestales nacionales.
 
A continuación se entrega una visión general (no exhaustiva) de los mecanismos de financiamiento. Se agrupan bajo “financiamiento de la inversión” y “financiamiento de los costos”.
 
 
 

Mecanismos de financiamiento de inversión
 
Mecanismos de financiamiento de los costos
  • Mercados convencionales para la madera y los PFNMs
  • Bonos de ejecución medioambiental
  • Concesiones de conservación
  • Facilitación de conservación / contratos
  • Concesiones de servicio
  • Oferta de concesiones
  • Comercio de compensación de carbono
  • Certificación
  • Contratos de bioexploración
  • Participación del negocio de biodiversidad
  • Compensaciones / créditos de biodiversidad
  • Comunidad – asociaciones del sector privado
  • Sector privado en conjunto /asociaciones privadas
  • Derechos de desarrollo de comercio
  • Tarifas de usuarios

 

Mecanismos de financiamiento de la inversión

Mecanismos de impuestos

Deducción de impuestos
Las características de los mecanismos de deducción (o reducción) de impuestos es que las áreas en los bosques tienen que pagar menos impuestos o ningún impuesto. Un ejemplo es Costa Rica: deducción sobre la renta [Deducción sobre la renta ,1979]. Para terrenos en reforestación el impuesto se redujo en cierto monto por hectárea de bosque plantado. El objetivo de este instrumento era aumentar la plantación de bosques y así detener la deforestación causada por la agricultura y la crianza intensiva de ganado. Estaba dirigida a propietarios de bosques primarios. Fue un instrumento para detener el cambio de uso de tierra. Este instrumento sólo incluía a personas que pagaban impuesto a la renta.  En 1990 se eliminó dado que era difícil reaccionar en caso de incumplimiento y porque no cubría a todos los propietarios de terrenos.
 
Transferencias fiscales “contaminador y beneficiario pagan”
Las transferencias fiscales “el contaminante-paga” están basadas en el principio de que aquellos que causan costos sociales o medioambientales sufridos por otros, deben pagar impuestos o cargos con el fin de aumentar el costo privado de sus acciones. Establecer un alto impuesto a la tala insustentable, por ejemplo, puede actuar como desincentivo para las actividades forestales no sustentables. Las transacciones fiscales “el beneficiario-paga” se basan en el principio de que aquellos que se benefician de un servicio medioambiental valioso deben contribuir a su costo de “producción” o mantenimiento.   De esta forma, las transferencias fiscales (ya sean impuestos o subsidios) “internalizan” los costos medioambientales y sociales y esto provoca que las personas modifiquen las estrategias de uso de la tierra. Los ejemplos más comunes de impuestos “el beneficiario-paga” se da en el contexto de los beneficios de protección de la cuenca y ecoturismo. En Costa Rica, los propietarios de bosques son compensados por las compañías hidroeléctricas y de agua a través de un “impuesto de conservación de bosques de $10/ha/año (Heindrichs, 1997).
 
Impuesto de uso diferenciado de la tierra
Los impuestos de uso de la tierra pueden introducirse o ajustarse para reflejar los beneficios y costos no comerciales que surgen de los diferentes usos de la tierra y promueve a que los usuarios evolucionen hacia una administración de los recursos sustentables. Un raro caso de uso del sistema de impuesto por diferenciación de uso de la tierra se introdujo en 1989 en Nigeria. Un sistema diferenciado de impuestos produjo un manejo más sustentable de los recursos de leña en los bosques de la sabana de Nigeria, al aplicar impuesto a los suministros de leña de los mercados rurales controlados con una tasa de impuesto mucho menor que los suministros de bosque abierto. El sistema guía a los recaudadores hacia áreas en donde la leña se encuentra disponible a un precio de extracción más bajo y es capaz de ser producida de manera sustentable (Richards, 1999).
 
Impuesto al valor agregado ecológico
Brasil introdujo un “impuesto al valor agregado ecológico” (IVA) en cuatro de sus estados desde 1992 siguiendo la legislación del Estado para redistribuir el IVA de acuerdo a un criterio ambiental. El IVA ecológico se distribuye en los municipios de acuerdo a la medida en que restringen el uso de suelos en favor de la conservación y la protección de agua. Por ejemplo, en el caso del estado de Paraná, el  1,25% de IVA se distribuye en cerca de 112 municipios que protegen los bosques o el agua. Estos instrumentos fiscales reconocen explícitamente la necesidad de compensar a las municipalidades por  los ingresos que dejan de percibir. Los pagos están vinculados a indicadores de desempeño medioambiental que son publicados (May et al, 2002).
 

Créditos favorables

Las características de los mecanismos de créditos favorables son bajos intereses y/o largos períodos para pagar el crédito, a veces con el primer período de gracia.  Los ejemplos son:
  • Créditos blandos [créditos blandos, 1983]. Costa Rica. Los créditos tienen una baja tasa de interés (8%), un largo período para pagar la deuda (30 años) y un período de gracia de 10 años. El propósito es la reforestación y el grupo objetivo, los propietarios de áreas sin bosques. Era un instrumento para promover la plantación de bosques con fines comerciales. Entre 1985 y 1995 sólo 2.802 hectáreas de plantación de bosques se establecieron bajo este esquema. Los agricultores preferían usar subsidios como el Certificado de Abono Forestal (ver mas abajo).
  • Fondo para el financiamiento del sector agropecuario. [FINAGRO], Colombia. Créditos para capital de trabajo, inversión y reestructuración, refinanciamiento y consolidación de las deudas agrícolas. También aplicables a actividades del sector forestal.
  • Créditos para empresas pequeñas, medianas y grandes [Bancoldez]. Colombia. Canaliza los créditos para pequeñas, medianas y grandes empresas activas en el Mercado nacional  e interesadas en el Mercado exportador. Los créditos son para capital de trabajo e inversión.
  • Créditos bancarios con fondos estatales [crédito bancario]. Colombia. Los créditos son dirigidos a diferentes grupos objetivos: productores pequeños, medianos y grandes, empresas a pequeña escala y programas especiales. Se usa para plantaciones forestales: plantación y mantenimiento. Periodo de gracia de hasta 60 meses y periodo de devolución de hasta 12 años.
  • Fondo de Capital de riesgo [fondo de capital de FINAGRO]. Colombia. Para la producción, comercialización y transformación de los productos agrícolas y forestales, especialmente del sector rural.

Subsidios

Las características de los subsidios son que el beneficiario obtiene dinero por ejecutar una actividad deseada por el gobierno. Estos son los ejemplos:
 
Certificado de abono forestal [CAF, Certificado de abono forestal, 1986]. Costa Rica. Subsidio en la forma de títulos transferibles exentos de impuestos que pueden ser usados para pagar cualquier impuesto futuro. El agricultor debe financiar el total de los costos durante el primer año de plantación. Luego, el estado se compromete a pagar el 50% de los incentivos durante el primer año y en los años venideros, los montos restantes se distribuyen de la siguiente manera: 20, 15, 10 y 5 por ciento. Este título estaba sujeto a negociación en la bolsa de valores haciendo posible que los propietarios pudieran obtener su dinero de inmediato. El propósito era promover la reforestación. El grupo objetivo eran los propietarios de áreas sin bosques. La respuesta no fue la esperada, ya que la inversión durante el primer año fue muy alta y los pequeños propietarios, aunque interesados, no tenían los suficientes recursos para pagar la inversión inicial. Entre 1986 y 1990, 45.482 hectáreas habían sido reforestadas utilizando este proyecto.
 
Certificado de abono forestal por adelantado [CAFA, Certificado de abono forestal por adelantado, 1988]. Costa Rica. Véase más arriba.  Este instrumento estaba dirigido a pequeños propietarios de terrenos no forestados que se encontraban organizados socialmente. Se creó con el objetivo de que los pequeños propietarios que no tenían acceso al CAF (véase mas arriba) podían reforestar usando el monto otorgado durante el primer año. Inicialmente se estableció para áreas de menos de 5 hectáreas de superficie, pero se extendió a un límite de 50 hectáreas. El principal requisito para participar era pertenecer a alguna organización relacionada con los bosques y vivir en el área donde se desarrollaría el proyecto. La organización brindaba asistencia técnica y asesoría con un límite del 18 % de los costos totales. El monto asignado fue de 120.000 colones por hectárea, distribuido en cinco años (igual distribución que el CAF). Este sistema ha sido vital para asegurar la participación de pequeños agricultores y campesinos en las actividades forestales. Hasta el año 2000 se habían plantado 40.747 hectáreas.
 
Fondo para el desarrollo de Bosques, 1988. Costa Rica. Este incentivo consistía en financiar el 70% de una plantación forestal mientras que el 30% restante era financiado por el beneficiario a través de la provisión de su mano de obra. Los fondos se asignaban por una subvención de Holanda por medio de  intercambio de deudas por naturaleza. Estaba dirigido a propietarios pequeños y medianos organizados a nivel comunitario. (5 hectáreas por año con un máximo de 25 hectáreas). Al final del proyecto el productor debe rembolsar un 30% del total de la producción al fondo revolvente. El sistema comenzó a perder relevancia debido a la falta de recursos adicionales para actualizar el fondo. Entre 1989 y 1995 permitió establecer 12.789 hectáreas.
 
Certificado de abono forestal para el manejo [CAFMA, Certificado de abono forestal para el manejo, 1994]. Costa Rica. Subsidio en forma de un certificado transferible de reducción de impuesto. Puede ser usado para pagar todo tipo de impuestos municipales y nacionales. El objetivo de este instrumento era promover el manejo de los bosques nativos. Estaba dirigido a propietarios de bosques nativos (bosques naturales) (mínimo 30 ha) que manejaran sus bosques de manera sustentable. El bono se distribuía en 5 años con un tope de un 30% que se entregaba antes de la primera cosecha, seguido por un 20% después de la cosecha. El segundo año se distribuía un 20% seguido de un 10% cada año durante los tres años restantes, previa verificación del cumplimiento del plan de manejo y requisitos relacionados. Gracias al subsidio se prepararon planes de manejo, se mejoró el sistema de caminos y las prácticas de cosecha y silvicultura. Este esquema ha sido crucial para el cambio desde un manejo extractivo a un manejo de bosques sustentable (evaluado para usar un conjunto de principios, criterios e indicadores). Entre 1992 y 1999, 45.222 hectáreas de bosques estaban bajo este esquema de manejo sustentable de bosques.
 
Fondo para las municipalidades y organizaciones [Fondo para las municipalidades y organización, 1986]. Costa Rica. Impuesto a la cosecha de madera, del cual un 20% debía invertirse en el área mientras se extrajera madera. Un 10% del impuesto debía ser invertido en proyectos de reforestación, manejo de cuencas hidrográficas, establecimiento de viveros, educación y promoción. Aunque este incentivo no es utilizado con frecuencia por las municipalidades, principalmente debido a problemas administrativos relacionados con el uso de los fondos, es importante para algunas organizaciones forestales ya que les permite desarrollar actividades de promoción de bosques, educación ambiental y plantaciones forestales de demostración. 
 
Certificado de protección de bosques [Certificado de protección de bosques, 1996]. Costa Rica. Subsidio de US $ 50/ha anual por un periodo inicial de 5 años. El objetivo era proteger los bosques nativos. Estaba dirigido a los propietarios de estos bosques. La tala de árboles debía detenerse por 20 años, comenzando dos años antes de la aplicación del instrumento. Para áreas de 2-300 hectáreas. La selección de las áreas se hacía evaluando su contribución a la protección de los recursos del agua, biodiversidad, zona de transición de las áreas protegidas, etc. El proyecto es el primer paso hacia un sistema de pago por servicios medioambientales.
 
Las fuentes son: (1) Mianda, Otoya y Venegas, 2005. Estrategias y mecanismos financieros para la conservación y uso sostenible de los bosques en América Latina. Estudio de caso: Costa Rica. (2) MINAE, 2002. The Costa Rican success on forests: five case- studies. (Éxito en los bosques de Costa Rica: cinco casos de estudio) PROFOR, 60 pp.  

Agencias y acuerdos multilaterales

Las agencias de las ONU tales como la FAO, OIMT, OIT, CIT, PNUD, PNUMA, UNESCO, ONUDI, PMA y OMS proveen de asistencia técnica al MFS, así como el Banco Mundial y los bancos de desarrollo regionales en Latinoamérica, África y Asia.
Los mecanismos de financiamiento internacionales generalmente se enfocan en provisión de liquidez  para el MFS (ejemplos: GEF, AIMT y CNUD). Además de su foco en el mejoramiento del ambiente favorable del cual, por ejemplo, es parte el programa forestal nacional. Mencionaremos algunas agencias y programas pertinentes.
 
GEF (Global Environmental Facility) (Mecanismo Medioambiental Global) es el único mecanismo de financiamiento multiconvencional que existe y es una importante fuente de fondos que apoya especialmente a la Convención de la Diversidad Biológica y la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático. El GEF también aporta fondos a la Convención de las Naciones Unidas para el Combate a la Desertificación. Hasta el año 2003 GEF financió 236 proyectos relacionados con bosques con un valor total de USD 1.21 billones. Esto apalancó cerca de tres veces más fondos (USD 3.45 billones) de fuentes no pertenecientes a GEF. La programación del GEF-4 está en camino y ofrece una oportunidad para fortalecer la visibilidad del apoyo a MFS, particularmente bajo OP 3 (ecosistema de bosques) y OP 1 (ecosistemas áridos y semiáridos) como también la creación de capacidades (OP 12 y OP 15).
El GEF se ha convertido en un importante instrumento de financiamiento para la conservación de bosques y domina cada vez más las actividades de conservación en los sistemas de producción. Por esto, el proyecto que apunta a un manejo sustentable de los bosques puede respaldarse de varias maneras. Cada país que sea candidato a fondos de GEF tiene un punto de enfoque nacional GEF que coordinará y apoyará las actividades planificadas del proyecto en el país.
 
Los recursos financieros del International Tropical Timber Agreement (ITTA) (Acuerdo Internacional de Madera Tropical- AIMT) se basan en (1) una cuenta administrativa de las contribuciones evaluadas por todos los miembros, (2) una cuenta especial para financiamiento de proyectos de contribuciones voluntarias (prácticamente todos) y (3) el Fondo de Asociación de Bali, también con contribuciones voluntarias (tanto destinadas como no destinadas). El gasto actual de la cuenta administrativa es de cerca de USD 5.0-5.5 millones al año, mientras que la cantidad asignada a (2) y (3) han sido de cerca de USD 15-16 millones al año.  Recientemente, el AIMT se renegoció. Los nuevos proyectos y anteproyectos acordados serán financiados por una Sub-cuenta Temática (no destinada) y una sub-cuenta de Proyectos (destinada).
 
La Convención de las Naciones Unidas para el Combate a la Desertificación (CNUCD) Mecanismo Global  esta presentado por el Fondo Internacional para el Desarrollo de la Agricultura (FIDA). Los fondos se utilizan para financiar proyectos de degradación de terrenos, elaboración de planes de acción nacionales, componentes de la creación de capacidades y de los planes de acción nacional y tecnología de transferencia. Los detalles de los flujos financieros bajo este proyecto se encuentran ausentes.
 
El Mecanismo para los PFN (Programa Forestal Nacionall) presentado en FAO promueve la implementación de programas sectoriales (para bosques) en países en vías de desarrollo y países en transición a través de pequeños subsidios direccionados por la demanda que apuntan a facilitar los procesos de PFN. Los objetivos del mecanismo reflejan las propuestas de PIB / FIB para acciones y las lecciones aprendidas de los más de 20 años del Plan de Acción de Bosques Tropicales (PABT) y de discusiones del pfn y procesa ambas tanto a nivel global como nacional. El mecanismo no debería crear o patrocinar nuevas organizaciones o procesos en los países beneficiarios, sino utilizar y apoyar los ya existentes. El mecanismo realiza acuerdos de asociación con los países postulantes. A cada país asociado se le asigna cerca de USD 300.000 por un periodo de 3 años. El presupuesto total indicativo para el mecanismo es de USD 17.3 millones por un periodo de cinco años (2002-2007).
 
Programa de Bosques (PROFOR) y otros Fondos fiduciarios del Banco Mundial. PROFOR es un programa de donaciones múltiples albergado en el BM. Este busca elevar la contribución a los bosques para la reducción de la pobreza, desarrollo sustentable y protección de servicios medioambientales a través del perfeccionamiento del conocimiento y enfoques para el MFS. PROFOR se enfoca en cuatro áreas temáticas: (a) enfoques de modos de vida para la reducción de la pobreza, (b) gobernabilidad de bosques, (c) financiamiento innovador para el MFS, y (d) cooperación trans-sectorial. PROFOR es un elemento de la implementación de la estrategia de Bosques 2002 del Banco Mundial. Desde 2002 a 2006, PROFOR y sus actividades han recibido en total cerca de USD 8.2 millones.
 

Donaciones y ayuda bilateral y multilateral

ODA
Las mayores fuentes de financiamiento internacional son los pagos a través de organizaciones bilaterales o multilaterales. Una de las mayores proveedoras de fondos para el MFS es ODA (Asistencia Oficial de Desarrollo). Sin embargo, un reciente estudio finlandés dio a conocer que ODA sólo aporta menos de un 10% del gasto mundial al MFS. La mayor parte, con más de un 90% de inversión del MFS se logra gracias al sector privado. Es por esto que ODA puede jugar un papel importante pero no un papel catalizador o apalancar fondos adicionales.
El financiamiento de ODA puede provenir en forma de subsidios, préstamos y asistencia técnica. Los flujos de ODA en el sector forestal en los países en desarrollo incluyen apoyo bilateral de una agencia de donación gubernamental a un gobierno receptor u ONG, o redistribución de los fondos donados a través de agencias de desarrollo multilateral e instituciones financieras. Estas organizaciones donantes generalmente tienen sus propias estrategias y prioridades, las que no siempre coinciden con las del gobierno receptor y las organizaciones implementadoras. Esto subraya la importancia de los programas nacionales de bosques en el desarrollo, no sólo como base para la cooperación internacional. Más aun, ODA responde a los llamados de los gobiernos receptores para dirigir las prioridades de desarrollo nacionales. Mientras la forestación no sea una prioridad para el gobierno y resumida en DERPs, CSPs,  etc., los países donantes no pueden incluir a los bosques dentro de sus proyectos de desarrollo.
 
El objetivo de ODA es la disminución de la pobreza y alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio. ODA para el sector forestal apoya al MFS otorgando asistencia técnica, contribuyendo al desarrollo de capacidades y promoviendo el desarrollo de proyectos y cambios de políticas estructurales. Existe también un creciente interés en apoyar la internalización de las externalidades globales y promover instrumentos de mercado para MFS.  
Durante la última década, los fondos forestales han ido más al desarrollo rural combinado y a proyectos de conservación y de desarrollo sustentable, lo que hace difícil rastrear las contribuciones de ODA a las prácticas del MFS. Sin embargo, al parecer los fondos forestales han tenido una tendencia a la disminución durante la última década. No obstante, existen estimaciones de que hay disponibles entre 0.5 – 1.7 billones de dólares de fondos anuales para bosques de ODA.
Es importante señalar que ODA también puede proveer de incentivos financieros que menoscaban los desarrollos enfocados a la sustentabilidad en el sector forestal, tales como subsidios agrícolas (que pueden aumentar la conversión de bosques) y desarrollo de caminos (que pueden promover una tala insustentable). Sin embargo, esto puede evitarse a través de políticas estrictas de salvaguardia, las que se aplican en la mayoría de las agencias desarrolladas.
 
Intercambios de deuda-por-naturaleza
Los intercambios de deuda-por-naturaleza implican un acuerdo entre un donante o un Organismo No Gubernamental (ONG) medioambiental y un país deudor por la cancelación de la deuda a cambio de compromisos medioambientales por parte del país deudor. El mecanismo indica una demanda o deseo de pagar por la conservación de la biodiversidad por parte de la comunidad internacional. El primer intercambio tuvo lugar en 1987 entre Conservación Internacional y el gobierno de Bolivia lo que condujo al establecimiento de la Reserva de la Biósfera (Resor, 1997). En 2001,  Conservación de la Naturaleza, el gobierno de los Estados Unidos y el Gobierno de Belice acordaron un proyecto de intercambio de deuda-por-naturaleza para preservar aproximadamente 23.000 acres de selva en Belice y entregar para su manejo  en el futuro. El proyecto, primero en su tipo, bajo el Acta de Conservación de Selva Tropical, entrega para la reducción de deudas un valor nominal total de USD
9.7 millones de propiedad de Belice, a cambio de pagos para organizaciones locales de conservación. Al contribuir con más de 1 millón de dólares para el proyecto,  Conservación de la Naturaleza fue el primer Organismo No Gubernamental en ser un ente externo en un intercambio de deuda entre países soberanos (Eglof, 2001).

Fondos

Fondos Medioambientales Nacionales (FMNs)
Los FMNs se refieren a una variedad de mecanismos, incluyendo fondos de inversión a nivel nacional, de fundaciones y donaciones. Los FMNs son un importante vehículo de financiamiento para reunir fondos a través de pagos por transferencias internacionales. Estos están diseñados para recolectar ingresos destinados y distribuirlos con propósitos medioambientales y de conservación. Existen tres diferentes tipos para establecer estos fondos:
  • Los fondos de dotación utilizan exclusivamente ingresos de capitales de inversión para financiar actividades.
  • Los fondos de amortización desembolsan sus ingresos de capital y de inversión de manera gradual por un período de tiempo determinado, tomando en cuenta las rentas.
  • Los fondos revolventes reciben un ingreso regular – y en casos ideales, fijo, por ejemplo de impuestos y gravámenes, que complementan y rellenan el capital original para proveer una fuente de financiamiento para actividades específicas.
Los fondos pueden tener un sólo propósito, que apunta a un área o actividad específica o  ser multipropósito, dirigida a un manejo medioambiental y de desarrollo sustentable en un amplio sentido. Los FMNs son manejados generalmente por directorios que representan diferentes sectores de la sociedad, capaces de recibir y administrar dinero de una variedad de recursos, y capaces de subsidiar a organizaciones de beneficencia. El nivel de control estatal varía dependiendo de la legislación establecida. Los FMNs se han establecido en más de 30 países, incluyendo a la mayoría de los países en transición de Europa del Este y Latinoamérica (Moura Costa, et al., 1999). En 1989 se creó en Brasil  el Fondo Nacional para el Medioambiente (FNMA) con el propósito de apoyar las iniciativas de conservación de organizaciones no gubernamentales, municipalidades e instituciones de investigación. Los proyectos que apuntan a la administración de áreas protegidas son considerados de financiamiento prioritario. En 1992, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) financió un préstamo para el gobierno brasileño por USD 22 millones para contribuir con el fondo. El gobierno de Brasil aportó con otros USD 8 millones (Cases, 1999).
Fondos de conservación fiduciarios
Contrario a los FMNs un Fondo de conservación fiduciario es independiente de la intervención del gobierno. Es, por lo tanto, un mecanismo popular para donantes (privados o de gobierno) y ONGs internacionales para unir fuerzas en investigación y conservación. También son vistos como un mecanismo útil para apalancar el co-financiamiento por parte del sector privado. Los fondos de inversión establecidos por un donante para respaldar la conservación de bosques generalmente son capitalizados con un subsidio fijo que se invierten el mercado internacional, sus ganancias se utilizan para actividades de conservación. Los fondos de inversión son manejados por una administración fiduciaria que incluyen a donantes claves, el gobierno, ONGs locales y asociaciones.
 

Seguros

Se puede otorgar un subsidio para cubrir una parte sustancial de los costos de la prima de un seguro (por ejemplo, 70%) en áreas rurales. De esta manera se promueve una cultura de seguros en el área rural y la seguridad de la inversión aumenta. Es así como las compañías de seguros privadas se están involucrando en la toma de riesgos en el sector rural, como por ejemplo lo que ocurre en Guatemala.  
 

Remesas

En muchas áreas en desventaja, las remesas de los emigrantes son una gran fuente de ingresos para los hogares. La transferencia de dinero al hogar de los emigrantes temporales y de largo plazo es un valioso servicio de financiamiento y puede sumarse a un gran número y volumen de transacciones. Las remesas se utilizan principalmente para cubrir los gastos familiares de las familias de los emigrantes en los países en desarrollo, tales como comida, vivienda y educación. Las remesas también pueden jugar un papel importante en la construcción de activos financieros y facilitar el inicio de pequeñas actividades de sustento como negocios forestales. Más de un15 a 20% del valor de las remesas puede perderse en la transferencia debido a los altos costos financieros y de transacción. Respaldar una mayor competencia entre los bancos y las agencias de transferencia de dinero puede reducir las ineficiencias y comisiones y otorgar amplias alternativas de servicio con un impacto en los costos de envío de dineros.

Arriendo

Arriendo. Un arriendo es una transacción en la que un propietario (arrendador) de un activo productivo permite que un tercero (el arrendatario) use ese activo por un período definido pagando una renta (pago de arriendo).  Estos pagos se calculan para cubrir todos los costos en que incurre el arrendador, incluyendo el interés de depreciación del capital invertido, seguros, costos administrativos y margen de ganancias. Durante el arriendo el arrendatario es responsable de todos los costos operacionales, incluyendo la mantención y reparaciones del activo. Un buen ejemplo es un proyecto en Nepal, donde se manejaron la disminución de la pobreza y la rehabilitación de tierras degradadas arrendando pequeñas áreas de bosque públicos degradados a propietarios de escasos recursos por 40 años. La seguridad de tenencia a largo plazo y el incentivo a invertir con el fin de regenerar, protegen y manejan el bosque degradado. Al mismo tiempo, la tenencia de terrenos facilita el acceso a servicios microfinancieros y créditos.

Capital propio “verde” e instrumentos de inversión asociados

El crecimiento de fondos éticos y “verdes” demuestran el potencial que existe para motivar a accionistas institucionales para influenciar las prioridades del portafolio. Richards (1999) menciona Precious Woods Ltd. Que es co-financiada por fondos de pensión suizos como un ejemplo de un fondo de inversión que trata de promover bosques sustentables en Sudamérica. El Fondo de capital mencionado por Keipi (2001) es otro ejemplo.
 

Mercado de Capitales: fondo de inversión privado para bosques

Un fondo de inversión privado para bosques permite a pequeños y medianos propietarios de terrenos aumentar significativamente su ingreso actual y monetizar y optimizar el valor actual de sus propiedades. A continuación, un ejemplo.
 
Fundación brindará servicios de asesoría técnica en bosques al Fondo Lignum a través de una filial autónoma, SIF El . Fondo Lignum será manejado por Foresta, Administradora de Fondos de Inversión, una compañía de fondos de inversión cuyos dueños son Asset e Independencia. Tanto Fundación como Asset e Independencia han suscrito una pequeña cantidad de las acciones al Fondo Lignum y el saldo de la participación es de un grupo de inversionistas individuales y de inversionistas institucionales chilenos e internacionales.
El Fondo Lignum planea adquirir aproximadamente 12.000 hectáreas de bosques de pino de y de eucaliptos y plantar cerca de 15.000 hectáreas de tierra con pinos y eucaliptos bajo acuerdos de derecho de uso de tierra de largo plazo con pequeños y medianos propietarios de terrenos. Estos activos de bosques del Fondo Lignum serán administrados, cosechados y comercializados bajo contratos de largo plazo firmados con Forestal Celco S.A. y Forestal Mininco S.A. Sobre la base de estos contratos, el Fondo Lignum pretende emitir un instrumento financiero de seguridad financiado completamente por el flujo de caja neto de la cosecha y comercialización de los activos de los bosques. Seguido de esto, los inversionistas del Fondo recibirán ganancias en efectivo tanto de dividendos como de la rentabilidad sobre el capital invertido. El Fondo Lignum tiene una duración de cuatro años, con la posibilidad de una extensión de cuatro años más, con la aprobación de los inversionistas del fondo. Acerca de la liquidación final del Fondo Lignum, los inversionistas del fondo también recibirán una distribución en especie del tramo subordinado de los bonos comprados.
 
El Fondo Lignum y la bursatilización propuesta, financiada por bosques, son instrumentos innovadores para ofrecer una fuente de financiamiento alternativa del mercado de capitales para el sector forestal. Al mismo tiempo, el Fondo tendrá un importante impacto medioambiental a través de prácticas de manejo sustentable de los bosques y la reforestación de tierras secas y erosionadas que actualmente tienen un uso agrícola alternativo marginal.

Mecanismos de financiamiento de costos

Bonos de desempeño medioambiental
Los bonos de desempeño ambiental consisten en pagos por adelantado realizados por una compañía u operador previo al inicio de las actividades de un proyecto. Estos “bonos” o garantías son devueltos a la compañía al final del proyecto si se cumplen ciertos estándares de desempeño ambiental. Si no es así, el bono de desempeño puede utilizarse para patrocinar medidas ambientales de mitigación apropiadas u otros esquemas ambientales. Estos bonos generalmente son mantenidos en depósitos por departamentos de gobierno adecuados o por agencias (Moura Costa, et al. 1999). El valor de los bonos de desempeño es crucial al momento de determinar si se promoverá el comportamiento ambiental. Los bonos de desempeño pueden ser valorados en subastas o basándose en alguna formula de rentabilidad probable. La primera puede tener como resultado una valoración muy baja del bono y la segunda, generalmente requiere de información que no se encuentra disponible. El enfoque de los bonos de desempeño ha sido implementado parcialmente en Malasia, Indonesia y Filipinas con un éxito limitado, en gran parte porque se fijó un valor muy bajo (Moura Costa, et al., 1999).
 
Concesiones de conservación
Una concesión de conservación es una forma directa de poner un valor real en los bienes y servicios proporcionados por los bosques (u otros ecosistemas). Las concesiones de conservación se pueden diseñar de manera mas rápida que las áreas protegidas, su implementación es flexible y genera una mayor responsabilidad porque se basan en resultados. El concepto de una concesión de conservación es desarrollado por Conservación Internacional (Conservation International -CI) como un nuevo enfoque que busca reconciliar directamente recursos de protección con desarrollo. Bajo un acuerdo de concesión de conservación, las autoridades nacionales o usuarios de recursos locales se comprometen a proteger los ecosistemas naturales a cambio de un flujo continuo de compensaciones estructuradas de conservacionistas y otros inversionistas. En su forma más simple, una concesión de conservación puede ser modelada luego de una concesión maderera, en donde una empresa forestal le paga al gobierno por el derecho de extraer madera de un área de tierras forestales públicas. En vez de talar el área concesionada, el inversionista de conservación paga al gobierno por el derecho de preservar el bosque. De esta manera, las concesiones de conservación son una oportunidad alternativa a los países para capitalizar vastos senderos de bosques u otras áreas de alto valor de conservación. Con objetivos que incluyen tanto la protección a largo plazo de la biodiversidad y el estimulo de desarrollo económico, esto nuevos mecanismos ofrecen un uso de la tierra alternativo que los conservacionistas, agencias de desarrollo, gobierno y comunidades locales pueden apoyar del mismo modo (Rice, 2001). En septiembre del año 2000, CI obtuvo un “permiso exploratorio” del gobierno de Guyana para establecer una concesión de conservación que protegería aproximadamente 80.000 hectáreas de bosque virgen.  En abril de 2001, el Ministerio Forestal de Indonesia realizó una declaración pública en apoyo a las concesiones de conservación. En Perú, el gobierno aprobó recientemente nuevas regulaciones para su ley Forestal y de Fauna Silvestre que por primera vez, posibilita al licitador de conservación a competir por los derechos de uso de terrenos de sus 67,6 millones de hectáreas de bosques del estado. A fines de julio de 2002, la primera concesión de conservación del país bajo esta ley se otorgó a la ONG peruana Asociación para la Conservación de la Cuenca Amazónica (ACCA), ONG (Rice, 2002).
 
Facilitación de conservación / contratos
Estas se refieren a los contratos entre los propietarios de terrenos y aquellos que desean proteger o expandir ciertos ecosistemas naturales (por ejemplo, bosques vírgenes) en donde se paga al propietario para que maneje su tierra de manera que se alcancen los objetivos de conservación deseados. Las facilitaciones generalmente se firman a perpetuidad y si el terreno se vende, la facilitación se traspasa al nuevo dueño.  Las facilitaciones de conservación son similares en cuanto a los derechos de desarrollo en los que el vendedor generalmente cede el derecho a desarrollo de un área del terreno, pero están sujetos a ésta y no es comerciable (Landell-Mills y Porras, 2002). En el Corredor Biológico de Talamanca-Caribe en CostaRica el Fideicomiso de Tierra, Centro de Leyes de los Recursos Naturales y Medioambientales (CEDARENA) ha establecido 28 facilitaciones de conservación que protegen 1200 hectáreas a perpetuidad. CEDARENA en este caso, monitorea y verifica que el uso de la tierra no se cambie en aquellas propiedades que tienen un contrato. Un contrato de conservación establece un vínculo directo entre el deseo de la parte interesada por conservar la biodiversidad y el pago a los administradores de los recursos (generalmente, en un establecimiento de propiedad de tierra de la comunidad) para proveer de servicios de conservación. Se pueden encontrar ejemplos en Madagascar, donde a través de la organización internacional Birdlife (dedicada al cuidado de las aves), las organizaciones de la comunidad local reciben pagos bajo un contrato para la conservación del hábitat de los bosques. En Kenya los pagos por contrato a los agricultores y pastores están comprando “el derecho de paso y uso” para la vida salvaje (ejemplo brindado por la Fundación Africana de Vida Silvestre).
 
Concesiones de servicio.
Un sistema de concesiones o permisos se está utilizando en varios países para resolver las deficiencias de administración al entregar servicios en áreas protegidas o valiosas. El sector público delega la implementación de un servicio que es de responsabilidad del estado a un concesionario bajo condiciones legales, deberes y responsabilidades. El estado debe controlar y monitorear el contrato, garantizando que el contrato se realice de acuerdo a los parámetros establecidos (Cases, 1999). En Costa Rica en el Parque Nacional Volcán Poás se estableció un Fondo de Concesión sobre la base de  contratos de concesiones de servicio de subastas. Tres operadores del sector privado ganaron los contratos, para operar cafeterías, tiendas de recuerdos y exhibiciones de insectos pagando una pequeña suma por cuota de concesión (Heindrichs, 1997 en Richards, 1999). 
 
Licitación de concesiones
Las licitaciones internacionales de concesiones de bosques (u otros recursos naturales) son ampliamente reconocidas como el medio más efectivo de aumentar la recuperación de renta y proveer de incentivos apropiados. Algunos países han probado la licitación internacional, incluyendo a Camerún, Venezuela, Malasia y Honduras; en este último caso, el ingreso de los bosques aumentó hasta diez veces por hectárea luego de introducir las subastas en 1995 (WFSCD, 1997; en: Richards, 1999). Aunque las licitaciones internacionales tienen un gran potencial comercial, Richards (1999) identifica una cantidad de condiciones previas asociadas con este instrumento financiero:
  • Es esencial la información de calidad y actualizada (por ejemplo, inventario de recursos forestales);
  • Se requiere una precalificación de los licitantes en términos de su capacidad técnica; y
  • El proceso de licitación debe ser competitivo y transparente.
Comercio de compensación de carbono
El comercio de compensación de carbono involucra a una compañía o país que emite CO2 que paga a los propietarios de bosques o usuarios en el mismo u otro país una compensación de absorción (secuestro de carbono a través de árboles en crecimiento) o la reducción de la liberación de CO2 de la vegetación existente (Richards, 1999). El Protocolo de Kyoto de la CMNUCC creó una opción transable de carbono entre los países bajo el Proyecto de Mecanismos de Desarrollo Limpio MDL (Clean Development Mechanism). Los países industrializados pueden alcanzar su compromiso de reducción de emisiones a través de proyectos de compensación de carbono en países en desarrollo (Joshi, 1999). Sin embargo, a través del MDL, la perspectiva de un intercambio de compensación de carbono estaría limitada en este momento a la forestación y reforestación y no considera el almacenamiento de carbono de los bosques naturales (Reporte del taller de PNUD, 1999). La venta de las Compensaciones comerciables Certificadas (Certificables) (CTOs) es una creación de Costa Rica. Los CTOs  son reducciones certificadas de manera externa de emisiones de carbono netas. Los CTOs se crean a través de actividades de proyectos, que capturan carbono o apartan las emisiones de carbono. La cantidad compensada, en toneladas, es la diferencia entre la emisión real de carbono y las emisiones de referencia, esto es, aquellas que han sido emitidas en ausencia del proyecto. Los CTOs tienen valor para los compradores que desean compensar sus propias emisiones, tanto como una contribución voluntaria al mejoramiento ambiental con el fin de cumplir con la ley o con las regulaciones sobre las emisiones netas (Chomitz, 1998).
 
Certificación
La certificación de los productos de madera o no madereros (PFNMs) de los bosques “sustentables” o bien manejados, representa un intento por el aumento de la demanda para el manejo sustentable de los bosques naturales. El fundamento principal es que un mercado que discrimina ambientalmente, con el tiempo forzará a aquellos que estén involucrados en prácticas no sustentables, a mejorar el manejo de sus bosques con el propósito de vender su producto al mercado mundial. Una segunda suposición es que los consumidores están preparados para pagar una prima por productos de madera provenientes de bosques “sustentables” o bien manejados, esta prima representa la buena voluntad para pagar por los servicios ecológicos y los valores de existencia de los bosques. Ghana y Costa Rica están desarrollando programas de certificación nacional; la Comisión Nacional de Certificación de Costa Rica ha determinado desarrollar estándares nacionales para el manejo de bosques naturales y para monitorear y supervisar los cuerpos de certificación (Richards, 1999).
 
El llamado “comercio verde” o “productos amistosos con la biodiversidad” son una forma de certificación que promueve el pago por los costos adicionales de los métodos de producción sustentable. La creciente demanda por estos productos ha ayudado a establecer capitales de riesgo financiero para las compañías involucradas en este tipo de comercio (Keipi, 2002; Landell-Mills y Porras, 2002). Ejemplos de esto son Ben & Jerry’s Ice Cream (con la recolección de nueces silvestres de los bosques de Sudamérica); Banana Aminga (un sello verde otorgado por un consorcio de ONGs medioambientales de EE.UU y Costa Rica); Café Monteverde (una sociedad para la producción sustentable de café entre Montana Coffee Traders, Conservación de la Naturaleza y la Cooperativa Monteverde– agricultores de café de Monteverde); y marfil vegetal (un material para botones y joyas cosechado de manera sustentable en zonas de transición de las zonas selváticas de Sudamérica por indígenas en conjunto con Conservación Internacional) (McNeely and Weatherly, 1995).
 
Contratos de Bioexploración
La Bioexploración se basa en el valor potencial de los materiales biológicos naturales para facilitar el desarrollo de materias primas tales como suplementos farmacéuticos, variedades genéticas de cultivos, o alimentos. El mecanismo mediante el cual este valor es reconocido por el mercado es mediante el cargo de cuotas de bioexploración al capturar el real uso o valor económico de la biodiversidad. Estas cuotas son pagadas por las partes interesadas, principalmente por las compañías farmacéuticas o agroquímicas, a los propietarios de los terrenos o instituciones intermediarias por los derechos de acceso, estudio y potencial comercialización de información genética o bioquímica almacenada en plantas indígenas, animales, insectos y especies de microbios (Moura Costa, et al., 1999). En los EE.UU., Shaman Pharmaceuticals por ejemplo, ha elevado su capital de bioexploración a USD100 millones en cooperación con los indígenas de a.o. Brasil y Argentina. Hasta ahora, se han establecido las patente de dos medicamentos. Andes Pharmaceuticals busca crear la propia capacidad de los países anfitriones para proteger los materiales biológicos a través de acuerdos de transferencia de tecnología con universidades u ONGs (Moura Costa, et al., 1999).
 
Acciones de biodiversidad
Las compañías amistosas con el medioambiente pueden intentar capturar la buena voluntad para  pagar por la protección de la biodiversidad, emitiendo acciones en sus negocios. La compra de acciones se transforma en un vehículo para expresar la demanda por protección a la biodiversidad (Landell-Mills y Porras, 2002)
 
Créditos/compensaciones a la biodiversidad
Los créditos o compensaciones a la biodiversidad están siendo explorados en Australia como un mecanismo para generar financiamiento para la protección de la biodiversidad. Los créditos de biodiversidad se introducirían como parte de un programa regulatorio más amplio que requiere que quienes lo desarrollan cumplan con un estándar mínimo de protección a la biodiversidad. Cuando el desarrollo da como resultado la reducción de la biodiversidad, quienes desarrollan estos proyectos deberían ser requeridos para compensar este daño a través de el aumento de biodiversidad en algún lugar. (Landell-Mills y Porras, 2002).
 
Asociaciones entre la comunidad y el sector privado
Las asociaciones entre la comunidad y el sector privado se refieren al amplio rango de tratos, contratos y acuerdos informales que están presentes en la estructura de las compañías y la comunidad (en la mayoría de los casos con algún tipo de derechos de propiedad) con expectativa de beneficios. Estas asociaciones son un fenómeno creciente, especialmente en los sectores de recursos naturales, como el turismo y el forestal en donde el sector privado busca un acceso seguro a la tierra,  la vida salvaje, atracciones turísticas, cultura y trabajo, mientras las comunidades están en busca de empleo, tecnología de comercialización, infraestructura, habilidades de administración. Para que una asociación sea considerada como un mecanismo para la conservación de recursos naturales, debería involucrar a una compañía que llegue a un acuerdo con la comunidad por el cual la segunda será provista de beneficios financieros o no financieros, a cambio de que los primeros tengan acceso a los recursos naturales en poder de la comunidad con propósitos de conservación. Ejemplos son las asociaciones  de empresas de turismo y de caza comercial en Botswana y Namibia como Conservación de Torra (Gutman (ed.), 2003).
 
Unión del sector privado y asociaciones públicas / privadas
Existen casos de asociaciones del sector privado que invierten en el manejo sustentable del medioambiente, pero en la mayoría de los casos, los costos de “internalizar las externalidades ambientales” son demasiado elevadas como para hacer a estas empresas económicamente viables. Las organizaciones como el Banco Mundial reconocen que es crucial que el financiamiento del sector público esté disponible desde la fase inicial de las empresas forestales que intentan avanzar hacia un manejo sustentable. Por ejemplo, La Iniciativa de Transformación del Mercado del Banco Mundial ayuda al sector privado a identificar las oportunidades de inversión vinculando el desempeño financiero con el ambiental.
  
Derechos de desarrollo transables
Los gobiernos introducen los derechos de desarrollo para aumentar la flexibilidad de las restricciones de desarrollo de tierras en un área de conservación. La idea es asignar los derechos de desarrollo hasta el límite de la selección y permitir que estos sean comprados por los dueños de los terrenos. Cada vez más, estos derechos son transables de manera que una vez comprados, estos pueden ser revendidos y los derechos no se adjuntan a un pedazo particular de terreno. En donde la comercialización no está restringida a ciertos lugares, los propietarios de terrenos que desean desarrollarse mas allá de lo permitido, dado sus derechos de asignación existentes, deben comprar derechos adicionales de aquellos que decidan no ejercer su derecho. Los conservacionistas pueden comprar derechos para evitar que otros los utilicen (Landell-Mills y Porras, 2002).
 
Tarifas de los usuarios
Las tarifas de los usuarios pueden ayudar a aumentar los ingresos para el desarrollo sustentable. En Quito, Ecuador, el gobierno estuvo trabajando con ONGs locales y con  Conservación de la Naturaleza para cobrar una cuota más adecuada por el suministro de agua. Los ingresos recaudados se utilizarán para complementar un fondo de inversión diseñado para financiar la conservación de la Cuenca que provee la mayor parte del agua de la ciudad. De esta manera, se está haciendo un esfuerzo para cobrar un precio más razonable por uno de los bienes más importantes (agua fresca) provista por los ecosistemas del bosque (Keipi, 2001). En Brasil, es necesario pagar las cuotas para obtener una autorización con el propósito de filmar o tomar fotografías con un fin comercial, en áreas protegidas. El gobierno de Costa Rica decidió elevar el precio de las entradas a los parques nacionales a USD 15 para extranjeros y USD1 para los nacionales, en un intento por generar ingresos y controlar el número de visitantes a los niveles de capacidad de volumen (Banco Mundial, 1997 en Casos, 1999). En Belice, El Fideicomiso de Conservación del Área Protegida se ha financiado en parte, gracias a una cuota de conservación turística de $3.75 que pagan cerca de 140.000 turistas extranjeros cada año (Richards, 1999).